jueves, 30 de agosto de 2018

Eleonor y Francisco


Eleonor y Francisco son una pareja muy extraña. No tienen muchos amigos, nadie sabe de ellos en su barrio, y ninguno de los dos tiene contacto alguna con su familia. Sin embargo, ellos dos se aman como pocas parejas en el mundo. Son de esos amores tan cursis que cuando sus miradas se encuentran, el mundo para ellos parece detenerse. Y no es su forma de ser lo que los enamora tanto al uno del otro, ni tampoco su aspecto físico. A ellos lo que los une con tanta fuerza es que comparten con encanto un pasatiempo bastante extraño. Más bien dicho, un pasatiempo macabro.  

Quién pensaría que a Eleonor y Francisco, una pareja que muchos considerarían de nerds asociales, les encanta salir juntos en las noches a asesinar personas. Pocas personas lo imaginarían, creo yo. Y es que hay noches en las que están en la cama leyendo un libro y de pronto se les despierta el deseo de sangre a ambos, así de la nada. Más extraño es que esto pasa sobretodo en las noches de mucho calor. Ni ellos saben bien por qué se da esto, así que no me lo pregunten a mí.  

 Los deseos de sangre que les agarra a ellos son de esos que no se pueden controlar, que por más que se intente aguantarse estos los superan a uno. Entonces ellos ya saben que solo hay una manera de calmar ese deseo: se visten, se ponen ropa muy cómoda pero que al mismo tiempo guarde un grado de elegancia, porque para ellos estas salidas son como citas románticas. Ellos aman realmente asesinar personas. No lo hacen por simple maldad como otros asesinos, a ellos esto es realmente algo que les gusta hacer. 

Cuando deambulan por las calles agarrados de la mano en esas noches de antojo de sangre, se los ve muy tiernos, muy enamorados. Se hacen caricias y se susurran al oído para decidir juntos a qué tipo de persona van a matar ese día. A Eleonor le gusta matar personas jóvenes, que irradien felicidad y deseo de superación en sus rostros. Los odia, y por eso le fascina mirar como esos rostros de felicidad se transforman en rostros de pánico en sus momentos de agonía. Francisco, en cambio es un poco más sencillo con sus gustos, él se conforma con matar vagabundos. Para él, cualquier borracho o persona que esté durmiendo debajo de un periódico es suficiente para calmar su deseo. En realidad Francisco no es un tipo muy complicado. Y esa es una de las cosas que le gustan a Eleonor de él. Porque Francisco, aparte de sencillo también es muy flexible con ella, y la mayoría de las veces la complace dejándola elegir a las víctimas. Hasta en eso son tal para cuál.

Hasta ahí es más o menos dulce el panorama, sin embargo el método que suelen utilizar ellos para asesinar a estas pobres y desafortunadas personas es bastante sanguinario. Cuando rodean a su presa, la tiran al suelo y mientras Eleonor le clava varias veces el cuchillo en el torso, Francisco los estrangula. Sí, en esta parte es en donde a Eleonor le gusta ver la mirada de las víctimas de la gente y bla, bla, bla. Por lo general las muertes son cosa breve, y rara vez se demoran más de cinco minutos. Cuando recién se conocieron se demoraban un poco más, pero ahora que llevan bastante tiempo juntos ya lo hacen con mucha más facilidad. Luego, una vez que comprueban que la persona está completamente muerta, se ponen de pie, se toman de la mano y continúan caminando con la misma ternura y tranquilidad de antes . Nunca les ha importado esconder nada.  

A veces, cuando el clima está muy fresco, deciden regresar caminando hasta la casa, para ir charlando en el camino. Cuando llegan, se bañan juntos para limpiarse alguna mancha de tierra, polvo, o de lo que sea que tengan, porque Eleonor detesta que las sabanas se ensucien. Para ella su lugar de descanso es como algo sagrado. Entonces una vez listos, se acuestan nuevamente en la cama, se abrazan con mucho amor y conversan sobre cualquier cosa hasta quedarse dormidos. En esas noches duermen más plácidamente que en ninguna otra, con tal majestuosidad como Dios en el holocausto. Y en la mañana al despertar, desayunan como todos los días, muy románticamente como de costumbre para luego cada uno irse a trabajar. Obviamente no sin antes darse un beso muy apasionado de despedida. 


♪♫[El poeta Halley - Love of Lesbian]

viernes, 3 de agosto de 2018

Ya fue...



Y bueno...
Desde ahora, hablar de la universidad será hablar en pasado, de otros tiempos, de tiempos ya idos. Queda para reflexión si se dio todo el esfuerzo posible en cada una de las ocasiones, como también quedan para reflexión muchas otras cosas. Las ideas sobre esos días vagarán algún tiempo más en mi cabeza, como sin darse cuenta aún que ya poco sentido tienen, porque "ya lo hecho, hecho está".

Se cometió errores, y también se acertó. Pero sea lo que sea que haya sido, lo importante es que se aprendió. Se aprendió mucho, rayando en el demasiado, quizá. Se aprendió de todo, se aprendió de la vida. Se aprendió adentro y fuera de las aulas. Lo importante es que se aprendió. 

Hubieron cosas que se las aprendió de inmediato, y otras que tomaron su tiempo para poder entenderlas, para saber valorarlas, y para atesorarlas. Éstas son enseñanzas que recordarán un camino ya andado. Y el recuerdo, el recuerdo algunas veces será triste, y en otras ocasiones alegre, porque así es casi siempre la cosa con uno. Nunca se sabe qué se extrañará y qué no, hasta que se empieza a extrañar y a olvidar. 

Recordar la universidad y todas estas enseñanzas, será hacerlo con tristeza y alegría, con melancolía. Será recordar y olvidar, cosas que ya fueron y que ya no serán más.

Por eso desde ahora, hablar de la universidad será hablar en pasado, hablar de otros tiempos, de tiempos ya idos. Y ya vendrán... nuevos planes que marcarán el futuro. Ya vendrán.

♪♫[I follow rivers - Lykke Li]

jueves, 26 de julio de 2018

Argumentos


Pensando en finales perfectos fui dejando de lado los comienzos, y me olvidé casi totalmente de los desarrollos. Eran argumentos lo que realmente me faltaba, y yo pensaba que eran emociones, pero las emociones siempre estuvieron ahí. Ni siquiera sé cómo pude llegar a pensar que era problema de emociones. ¡Qué torpe! Pero bueno, la cosa es que lo que me faltaban eran argumentos. Quizá decisiones también, no lo sé. Digamos que argumentos. Porque suena más bonito, o quizá más creíble. ¿Creíble para quién, para mí? ¿Para quien? ¿Lo ven? Esto es falta de argumentos. Es una clara muestra de falta de decisión. Porque como lo ven ustedes las emociones están aquí. Y si ya no las pueden ver es porque tienen algún problema. Qué se yo... quizá de falta de argumentos, por ejemplo.

Porque acá entre nos, dicen que ese problema hoy abunda entre la gente. Es realmente cosa seria esto de los argumentos.


♪♫[Love of lesbian - El poeta Halley]

martes, 24 de julio de 2018

Libertad y locura


Muchas veces se afirma que todo ser humano tiene derecho a ser libre, y por ser libre puede realizar las actividades que él considere más conveniente. A su vez, esta consideración sobre sus actos que la persona pueda hacer debería estar originada desde su libertad, y por ende desde su imaginación. Ya que la libertad, a mí entender, sería considerada como antónima a cualquier tipo de control o límites. Por lo tanto, lo único que una persona realmente posee y que está por fuera de cualquier control, es su imaginación. Y es desde su imaginación que logra percibir e interpretar al mundo.

En el caso de los llamados "locos", estos son considerados así porque ven al mundo de una manera diferente a la de la mayoría. Por esta razón, esa visión particular que alguien le puede dar a la realidad y al mundo, es vista como equivocada, como fuera de lo normal, e incluso como algo que puede llegar a ser peligroso. Por eso yo considero que en realidad el ser humano no es libre, o al menos no lo es sobre sus comportamientos y sus acciones. Y pienso esto porque las acciones que uno pueda hacer siempre deben estar acorde a lo que la mayoría considere correcto o normal. De lo contrario, puede ser llamado "loco", y éste es un término que conlleva una gran cantidad de prejuicios y estigmas sobre el que es considerado como tal. Es por esto que pocos se atreven a dejar que los demás los llamen de esa manera. Por temor al rechazo. 

Sin embargo, quizá sí somos libres, pero solamente en nuestra mente, donde podemos permitir a nuestra imaginación originar cualquier clase de pensamiento, o ideas. Y claro que podríamos ser libres de llevar esos pensamientos al mundo exterior, pero debemos ser conscientes de los peligros que eso pueda acarrear para nuestra integridad, nuestra imagen, y nuestra "libertad". 

♪♫[Sigala - Easy love]

martes, 17 de julio de 2018

La liana, la rana, la lana.


La lana, la lata, la plata, la trampa.
Las frases, las clases, las ases.
Las tazas, las razas, las ratas.
Las tramas, las damas, las llamas.
Las muecas, las letras, las pecas.
Las canas, las camas, las ganas.
Las cajas, las rajas, las casas.
Las balas, las hadas, las palas.
Las palmas, las tantas, ¡las pampas!
Las rayas, las ramas, las playas.
Las tapas,
las papas,
las papa,
la papas, 
la papa.


♪♫[Attaque 77 - Las fotos de Lily]